Seleccionar página

Tod@s queremos lucir una piel suave y radiante sin hacer demasiados esfuerzos. Pues bien, la solución es fácil y sencilla: se trata de cuidarnos un poquito, con un sencillo gesto, limpiar la piel diariamente.
Aparte de ir a nuestro salón de belleza de vez en cuando a dejarnos guiar por profesionales de la estética, debemos de hacer nuestros “deberes” en casa. Debemos de limpiar nuestra cara y cuello diariamente.
Lo idóneo es hacerlo por la mañana al levantarnos y por la noche antes de irnos a dormir. Para las más perezosas os diré que, la parte más importante es limpiar la piel por la noche antes de dormir; ya que después de pasar todo el día por ahí hemos ido acumulando suciedad (polución de los coches, humos de bares, humo de tabaco, etc.), a parte de sufrir también las condiciones climáticas (aire, frío, calor, humedad).

Todo ello expone nuestra piel de la cara y cuello a diversos agentes externos que la dañan y agreden. Es muy importante que cuando llegamos a casa, limpiemos e hidratemos nuestra piel para que pueda oxigenarse y nutrirse durante la noche. Así, le permitimos respirar y eliminar las células muertas y el exceso de grasa acumulado durante el día.

Son muy buenos resultados los que podemos obtener con tan simple gesto. Probarlo y me comentáis qué tal. ;)
Si cuidas tu piel con delicadeza y constancia, la conservarás a lo largo de los años siempre joven y fresca.
Recordar que cualquier duda que tengáis relacionada con la estética, podéis preguntar; os informaremos gustosamente!
Un saludo ;)

Utilizamos cookies, para evaluar la actividad de la Web y mejorar nuestro servicio. Para obtener más información o cambiar su configuración, Pulse Aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat